Shuai Jiao, historia

 
 
Header image
logo_2.jpg
 
 
 
 

Shuai Jiao, historia

*Según referentes históricos, el Shuai Jiao se desarrollaba ya, antes de nuestra era. En efecto, bajo la dinastía Zhou (1122 - 221 a. C.), se usaba como método de entrenamiento de los ejércitos, papel que habría de desempeñar a lo largo de toda su historia.

Bajo la dinastía Qin (221 - 207 a. C.), era un espectáculo sumamente apreciado por la aristocracia. En 1975, fue hallado en una tumba de la provincia de Hubei, un peine de madera atribuido a dicho periodo, con un grabado representando a dos luchadores y un árbitro.

Las primeras competiciones de Shuai Jiao, tuvieron lugar a principios de la era cristiana. Estas tomaron un auge extraordinario en la época Sui (581 - 618 d. C.) las cuales duraban más de un mes en presencia del Emperador. Datan precisamente de dicho periodo los frescos hallados en las 492 grutas de Mogao, en la colina Mingsha de la provincia de Gansu en la China central, en los mismos podemos apreciar, numerosas
escenas relacionadas con la práctica de la lucha.

Bajo la dinastía Tang (618 – 907 d. C.), aparecen los primeros luchadores profesionales en la corte imperial. Los mismos Emperadores, se apasionaron con frecuencia de la práctica del Shuai Jiao. El caso más famoso, es el del Emperador Zhuang Zong de la Dinastía Tang posterior (936 -946 d. C.) que perdió una villa, en liza con el general Li Cunxian gran campeón de la época. A resultas de su victoria Li Cunxian fue nombrado además gobernador de la prefectura de Weizhou.

Durante la dinastía Song (960 – 1279 d. C.), El Jiaoli Ji (“Tratado sobre la lucha”) atribuido a un cierto Diao Luci, fue consagrado al Shuai Jiao, en dicho tratado se exponen, de manera concisa, historia, teoría y técnicas. En aquella época numerosas obras, hacen mención del arte, como el clásico romance Shui Hu Zhuan (“A la orilla del agua”).

Es precisamente en esa época, en la que las mujeres chinas comenzaron la práctica del Shuai Jiao, lo que nos muestra la inmensa popularidad de que gozaba el arte en aquel tiempo. Fueron especialmente famosas las hermanas Hei y las Hermanas Xiao. Así como la luchadora Sai Guansuo.

Durante la dinastía Yuan (1271 – 1368 d. C.) periodo de dominación Mongol, el Shuai Jiao recibe con seguridad influencias del Boke (Lucha Mongol). Se prohibieron además las artes que incluyeran técnicas de puño y pateo. Lo que devendría en una mayor popularización de la lucha.

Con la caída la caída de la dinastía Yuan en 1368, asistimos a un nuevo resurgir de los estilos de boxeo con la dinastía Ming (I368 – 1644 d. C.), la que vendría a denominarse la edad de oro de las artes marciales Chinas. Numerosos estilos serían estructurados. Sin embargo y de modo paradójico, tuvo lugar en dicho periodo una división manifiesta entre luchadores y boxeadores.

Bajo el reinado del Emperador Wanli de la Dinastía Ming (la gran enciclopedia Wan Bao Quan Shu (“Diez mil tesoros del libro del boxeo”) editada bajo edicto imperial, le dedica un estudio. Dicho texto pasa posteriormente a Japón donde influencia posiblemente, el desarrollo del Jiu Jitsu.

En 1638, Chen Yuan Yun un funcionario de alto rango de los Ming, experto en Shuai Jiao y Qin Na (técnicas de control y luxación), fue enviado a Edo (Tokio) en misión de protesta, por los continuos ataques infringidos por la piratería japonesa a las costas chinas y que en aquella época constituía un serio problema para el desarrollo del comercio en las mismas poniendo en entredicho la propia soberanía.

Tras la caída de la dinastía Ming en 1644, y el advenimiento de la dinastía Qing (1644 – 1911 d. C.) de origen Manchú, Chen Yuan Yun, acosado por el nuevo gobierno, decide fijar su residencia en Japón. Allí enseña su arte a tres discípulos de origen Samurai, uno de los cuales, de nombre Fukuno fundó su propia escuela de Jiu Jitsu: la Kito Ryu, una de las fuentes del judo moderno. Chen Yuan Yun falleció en 1671, y se halla sepultado en el templo Kenchuji, donde se halla erigida una estela en su honor. Es también digno de mención, añadir que Akiyama Shirobi, fundador de la escuela Yoshin Ryu fue un médico japonés que adquirió su saber en…China.

Estas influencias chinas en la creación de las artes marciales japonesas, constituyen un hecho conocido de numerosos practicantes e historiadores, consecuencia del poderoso influjo del “Imperio del Centro” en aquel periodo.

Es bajo la dinastía Qing (1644 – 1911 d. C.), cuando el Shuai Jiao adquiere la forma conocida en nuestros días, se instaura un nuevo reglamento, se estructura en diferentes escuelas. La más famosa de las cuales, la Shang Puying escuela de la corte imperial, contaba con más de trescientos luchadores profesionales los Buku, representantes de las ocho banderas Manchús, y que constituían la guardia personal del Emperador. Seleccionados entre los mejores luchadores del imperio, se enfrentaban regularmente a equipos venidos de todo el país, especialmente de Mongolia, cuyos luchadores gozaban de especial reputación. El mejor luchador recibía el título de Buku Imperial, que comportaba privilegios así como importantes retribuciones.

Tras la caída de la Dinastía Qing en 1911, La Shang Puying fue dispersada, dando origen a los tres estilos de Shuai Jiao presentes en nuestros días: el estilo Baoding, el estilo de Beijing y el de Tianjin. Dichos estilos son en esencia muy similares y sus diferencias obedecen más a la estrategia que a la técnica en si misma.

En la actualidad el Shuai Jiao es popular en China continental y Taiwán. Cada cuatro años de celebra una gran competición nacional y existen gran número de competiciones provinciales. De hecho, cada capa social (obreros, campesinos) celebran encuentros amistosos.

Gracias a la labor de algunos maestros chinos, el Shuai Jiao comienza a hacerse un lugar en el panorama de las artes marciales en occidente. En Estados Unidos, comenzó a desarrollarse hace ya algunos años, gracias al maestro Chang Keng Dong, hoy ya fallecido y a sus alumnos, así como en Europa y el Norte de África, gracias a la especial dedicación del maestro Yuan Zumou, actualmente residente en Francia y que organiza con una periodicidad dos años el torneo Internacional de Shuai Jiao “Ville de París”, así como campeonatos nacionales.

Sin embargo la competencia de otros deportes, como el Judo olímpico y otros importados de occidente marcan actualmente las preferencias de los jóvenes chinos. Siendo en parte nuestra tarea, el tratar de concienciar al gobierno chino para promocionar el Shuai Jiao de manera adecuada, para que su técnica milenaria, patrimonio de la humanidad, no llegue a perderse.


*extracto del libro  "Shuai Jiao, combate chino tradicional" Yuan Zumou , José Luis Serra 1992

Editorial Alas" Barcelona